Reto CL: Defenestración circular





La vecina del quinto se ha vuelto a tirar del balcón. Es la cuarta vez esta semana. Hoy ha caído sobre el coche del inquilino del 2º B. Seguro que hay represalias, aunque lo peor es que seguro que los vecinos del bloque vienen a que trate de convencerla para que deje de hacerlo. Se creen que tengo una habilidad innata para convencer a cualquiera de lo que sea. Lo que no saben es que lo que hago es obligar a que la gente haga lo que me apetezca. Es un don.
    O una maldición.
    Me di cuenta en el instituto. El abusón de turno, bastón en mano, estaba haciendo de las suyas:
    —¡Eh, Zanahoria! —ese era mi mote—, dame el almuerzo.
    Suspiré. No podía negarme. Me despedí de mi bocadillo de salchichas no sin antes desear que le sentara mal, que lo vomitara.
    Y ocurrió.
    Al primer bocado, comenzó a gesticular. Luego tiró el bocadillo y se metió los dedos. Una fuente de papilla parduzca salió de su boca junto con espasmos diafragmáticos. Acto seguido, medio repuesto, arrebató el almuerzo a otro niño. Volvió a contraerse y a meterse los dedos.
    Sus compinches lo miraban estupefactos, pero él no dejaba de sisar almuerzos para después vomitarlos. Era divertido. Sus antiguas víctimas, ahora sonrientes, le acercaban sus enseres para verlo agonizar. Él, sin embargo, aceptaba sin rechistar.
    —¿Y qué queréis que haga? —decía a sus secuaces, tono humorístico, casi una canción.
    Siguió haciéndolo día tras día. Paradójicamente, nunca tuvo ningún problema de salud relacionado. Tan solo un trauma a almorzar.
    La siguiente vez fue el día que mi madre entró a casa despotricando del banco. Que si no tenían derecho, que si eran unos ladrones, que ojalá fueran a la quiebra. Y allí fui yo con mi don. Me personé en un banco cualquiera y miré al cajero. Este dejó su teclado y comenzó a tirar dinero por la ventanilla. Algunos lo miraban estupefacto. Otros pasaban y pillaban los billetes. Unos pocos, sus jefes, le gritaban sin consuelo. Él respondía casi en un canto:
    —¿Y qué queréis que haga?
    Sorprendentemente, no lo echaron. Al parecer, mi don no tiene un efecto más nocivo que el propio acto. Solo contrataron a alguien para recoger el dinero y para que le hiciera entrar en razón curtiéndole el lomo a vista de todos.
    Eso me desagradó.
    Puede que el abusón sí lo mereciera, pero esa persona no; solo hacía su trabajo. Así que traté de anular mi maldición con él. Y ahí fue cuando supe que mi don era irreversible y de que no debía volver a usarlo. Solo alguna escaramuza sin maldad, como camareros que no cobran la cuenta, gente sin reparo de cederme el turno en cualquier cola o entrometidos que se pegan coscorrones por llevarme la contraria. Poca cosa. Y siempre con la eterna cancioncilla:
    —¿Y qué queréis que haga?
    No obstante, cuando vinieron esos promotores a echar nuestro bloque a bajo no pude aguantarme. En una reunión con ellos, delante de todos los vecinos, obligué al susodicho jefe de la constructora a tragarse cualquier documento que tuviera su firma.
    —¿Y qué queréis que haga? —comenzó a cantar a sus socios.
    Ahí mis vecinos supieron de mi don, y desde entonces no me han dejado tranquilo.
    Y hoy va a ser uno de esos días.
    El bullicio de la calle va amainando. Por lo visto ya han recogido a mi vecina. El pitido de la grúa recogiendo el coche espachurrado sobrevuela el ambiente. Otro pitido envuelve mi piso: el timbre.
    Suspiro y abro. Es el presidente de la comunidad.
    —Toni, por favor, dile algo a Fanny antes de que sea peor.
    Suspiro de nuevo. Más fuerte. No quiero hablar con la loca de Fanny. Es una vieja que vive apoltronada en su ventana. Se pasa el día fisgando, y desde que se supo de mi don me persigue. Aguarda en su ventana y cuando me ve aparecer por la calle me asaltaba sin reparo. Quiere que hable con su hermana por una herencia de un tío lejano. Es horrible.
    —Juan —digo al presidente—, no puedo hacer nada, de veras. —Y eso es cierto.
    Él se desespera. Por detrás aparecen varios vecinos subiendo a la Fanny a su vivienda. Lleva la cara arañada y una pierna medio doblada.
    —¿Y qué queréis que haga? —les canta a los que la llevan en volandas.
    Luego me mira. Yo sonrío. ¡Ay, Fanny!, ni con veinte defenestraciones dejas de fisgar por tu ventana...

13 comentarios:

  1. Hola Pepe , que buen relato yo creo que habrá Fanny para rato.
    Una cosa , ¿ Tú también participas en el reto del tintero de oro?
    Te deseo mucha suerte y muchos éxitos amigo , ya que eres bueno con tus retos te lo digo sinceramente , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor, sí, la pobre Fanny las va a pasar mal.
      Sí, yo participo en todos los retos menos en los que organice, que son el de micros de citas y en la edición de Philip K. Dick. Si las musas acompañan, claro, je, je.
      Un abrazo y muchas gracias por tan amables palabras

      Eliminar
  2. Hay dones que más vale no poseerlos a menos que se mantengan en el más absoluto de los secretos, porque cuando salen a la luz es como a quien le toca el gordo, que no cesan de aparecerle "amigos" pidiendo favores económicos.
    Ya echaba en falta tus relatos, siempre tan amenos, originales y muy bien desarrollados. Tú sí que tienes un don, el de la escritura, je, je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Josep, casi es una condena ja, ja, ja. Muchas gracias por tus amables palabras. Llevaba una temporada sin escribir, por las vacas, pero ya tenía ganas. Me alegra mucho que te haya gustado.
      Un abrazo, amigo!

      Eliminar
  3. Tiene un poder. Es verdad que sería un superpoder en las manos adecuadas.

    Muy original. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Aldaba Dos.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar

      Eliminar
  4. Hola Pepe, hay dones que es mejor desconocer, no vaya a ser que le pase como a tu protagonista.
    Gracioso micro
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  5. Hola, Pepe, amigo. Recuerda que nos conocemos hace tiempo. Lo digo para que no me eches una maldición de esas de Juan. Yo dejaría tranquila a la Fanny pero le tapiaría la ventana.
    Aprovecho para felicitarte porque el trabajo que te estás tomando es de aúpa. La idea de las citas, original y enriquecedora. Tú tienes otro don como es hacer bien aquello que tocas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala tuviera uno de esos dones, Isan, no te digo que la vida sería mejor, pero tampoco peor, ja, ja.
      Muchas gracias por tan amables palabras. La verdad es que cuando me lo planteó David me sorprendió y halagó a partes iguales, y la verdad es que de momento, nos estamos divirtiendo, je, je.
      Ya vi que compartirse tu micro, pasaré en breve a leerte.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Pero qué bueno! Qué bien guardada tenías la sorpresa final... Tienes una sorprendente facilidad para narrar y para imaginar (ambas virtudes juntas son poco frecuentes); si le añadimos el todavía más raro ingrediente... el humor..., sale este platito tan delicioso. ¡Felicidades!
    Un abrazo y gracias por contribuir con tu dedicación a que el Tintero siga adelante.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pepe. Vaya relato tan en tu estilo que nos traes, surrealista y con giro final de esos que sorprenden. Curioso y peligroso don el de Toni, y tentador a la vez, pues aunque se haya propuesto no usarlo más la tentación de usarlo con Fanny ha sido demasiado fuerte y la pobre ha entrado en un bucle del que no puede salir, ni Tony puede evitar dada la irreversibilidad de su don/maldición. Un cuento ameno, entretenido y que no defrauda al final. Veo que vas calentando motores para la nueva temporada del Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. This is very interesting news, i like this article
    Really useful article, very good post, i like this blog thanks to the author
    bồn tắm, phòng tắm
    thiết bị vệ sinh
    thiết bị phòng tắm
    top gạch
    phòng tắm
    Gạch vicenza

    ResponderEliminar