La fábrica de papel






—¿De dónde has sacado tanto papel?
    —¿Esto? Es mi nómina, trabajo en la fábrica de papel.
    —¿Y dónde vas con ella?
    —A cambiarlo por plástico.
    —¿Plástico?
    —Sí, en el Mercatrueque no aceptan papel a cambio de alimentos. Solo plástico para embalar.
    —También la aceptan madera para fabricar palés
    —¡Calla, insensato! La madera está carísima. Además, aún no he podido agenciarme de los ladrillos ¡y mañana me viene la hipoteca!
    —¡Ufff!, ¿pagas mucho?
    —Diez a uno por ladrillo construido.
    —Espera ¿Un interés de 9 ladrillos? ¡Qué ganga!
    —Trabajar en el papel te obliga a ratear aquí y allí. Nuestro producto es de los más devaluados del mercado. Aunque tener que ir de un lado a otro para sacar el mejor trueque es agotador.
    —Ya, pero no hay otra.
    —Bueno, si tuviéramos algo que unificara las cosas todos tendríamos la materia necesaria para intercambiar.
    —Eso es muy bonito, pero imposible.
    —¿Imposible? Imagina que pudieras tener un papelajo que simulara una pertenencia. Con ello podrías ir donde quisieras y adquirir lo que necesitaras.
    —¿Y cómo conseguirías ese papelajo?
    —Existirían unas instituciones financieras que lo proporcionaran a cambio de bienes.
    —Es decir, nuestras pertenencias irían directamente a esas instituciones y estas nos darían un recibo en concepto de deuda, ¿no?
    —¡Exacto!
    —¿Pero tú te escuchas? En poco tiempo se formaría un galimatías de papeles y deudas que ni esas instituciones sabrían coordinar.
    —Bueno, el control sería minucioso...
    —Mira, cállate y vente. Te invito a una cerveza, y sin papelajos de por medio.


Punto Jonbar



Punto Jonbar utilizado en este relato es algo enrevesado y un poco fantasioso. Y eso es por la complejidad de la aparición del dinero. En resumen y a grosso modo es porque, prácticamente, dinero y hombre han ido siempre de la mano. Y es que, aunque en los inicios de la historia el comercio se produjera a partir del trueque, habían recursos que, por su dependencia, tenían un valor superior. El grano o los materiales de labranza eran muy cotizados, al igual que los metales preciosos como el oro y la plata. De hecho, la primera moneda apareció en el s. VII A.C. (en Grecia, Turquía o China) troceando estos metales y acuñadas a martillo y con un peso característico. Sin embargo, su tratamiento era similar al del trueque. El conocido como dinero moderno no nació hasta el s. XVII (aunque en China ya se usaba algo parecido a desde el s XI), cuando instituciones financieras permitían cambiar pertenencias, u otras cosas como oro, por bonos o billetes. Sin embargo, aún no tenía el mismo tratamiento del dinero de hoy en día, ya que cada billete debía tener un valor equivalente en oro en deposito. A eso se llamó el patrón oro. No obstante, la necesidad de una financiación sin fondo a causa de la primera guerra mundial o a las grandes crisis económicas, conllevó a la supresión de ese patrón. Los bancos crearon el Modern money mechanics (mecánica del dinero moderno) y comenzaron a fabricar dinero a partir de deuda (es decir, yo no te presto parte de mis depósitos sino algo que he creado a partir de lo que tú me vayas a devolver). Esa manera de crear dinero de la nada propició un aumento desmesurado de la inflación y una deuda que, junto con otros mecanismos asociados como los intereses, ni devolviendo todo el dinero existente del mundo se llegaría a subsanar. Visto así, cada moneda o billete que tenemos en las manos podría ser algo más que deuda; podría ser algo que alguien ha perdido para siempre. Sin embargo, y como toda buena historia distópica, nos deja con un final inquietante y desalentador, ya que podríamos estar a las puertas de otra revolución monetaria con la incursión tan fuerte que están teniendo las criptomonedas.
    Por esto, y después de tanto rollo, el punto Jonbar elegido en el relato, a parte de fantasioso, sería reuniendo tres hechos en uno: la acuñación de la primera moneda, la aparición del dinero moderno y la desarticulación del patrón oro.


 

54 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias,J.P. me alegra que te gustara
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ahí es nada.
    Muy buen relato, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Chema, como siempre también. Me alegra que te gustara.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Vaya relato que te has marcado, Pepe, je,je. Aun siendo fantasioso, explica muchas cosas, tantas que has tenido que hacer un despliegue exquisito sobre el particular en el punto jobar, que me ha gustado tanto o más que el propio micro, ja,ja,ja.
    Un abrazo.
    P.D.- Mira por dónde, en mi última entrada en "Cuaderno de bitácora" trato de las criptomonedas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí al final me gustó tambièn màs el punto Jombar, se hecho, estuve el doble de tiempo para escribirlo y documentarme. Ya pasé a leerte, tenemos un pensamiento sobre el asunto muy parejo
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola, Pepe. El patrón oro que rompieron los USA posibilita darle a la manivela de hacer dinero sin fin. Hasta que explote y vuelta a empezar y con los bitcoin pasará lo mismo pero más acelerado. El relato me ha parecido muy, muy bueno. Dialogado y explicando la locura como la cosa más lógica. El punto jonbar también interesante y didáctico. Felicidades una vez más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isan, por tan amables palabras. La verdad es que lo que pueda venir da miedo, porque al final no van a ser los que se la juegan los que van a pagarlo, de hecho ya ha pasado y lo han pagado otros. Me alegro mucho que te gustara, un fuerte abrazo y nos leemos ahora en unos días en CL.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué complicado ha debido ser escribir este relato... Es muy bueno, menos mal que al final lo he entendido todo. La cerveza se queda entre nosotros y eso me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el relato fue un juego, XD, lo complicado fue la documentación del punto Jonbar y tratar de condensarlo en pocas líneas sin perder coherencia, me alegra que lo entendieras pues.
      Muy agradecido por tu visita, así da gusto escribir.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Un reto muy ambicioso!, porque expresar dicha ucronía tan intrincada como lo es construir un sólido sistema monetario o la aparición del dinero

    Me has sorprendido mucho con tu ambiciosa ucronía, ya que no resulta nada fácil expresar la evolución de la economía o ¿cómo surgió el dinero?... Cierto que su origen se establece a través del trueque, pero de ahí a lo que se ha convertido, va un abismo.
    Considero que desde que la élite o el primer banquero por excelencia, es decir, el joven Mayer Amschel, quien estableció sus actividades en Fráncfort, negociando con monedas y billetes, esta familia Rothschild creó un imperio económico, que se extiende a nuestros tiempos.
    No obstante este sistema fiduciario de crear dinero deuda está a punto de colapsar y las criptomonedas van por el mismo camino, ya que proceden de actividades delictivas, especialmente del narcotráfico.

    ¿Y si en lugar de dinero invirtiésemos en tiempo? ¿Qué te parecen estos nuevos Bancos: de la salud, del pensamiento, de la creatividad...?
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrella, tu sabiduría no tiene fondo, ¿hay algún tema que no domines? Lo de la familia Rothschild no la había leído nunca, muchas gracias por el aporte, y también por tus palabras, me alegra que te haya sorprendido, para bien espero.
      En cuanto a tu reflexión final, la suscribo; el tiempo debería ser nuestra riqueza, y todo lo que con él derive.
      Un fortísimo abrazo y nos leemos en unos días en CL.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La verdad que por un lado el papel moneda facilitó mucho las cosas del trueque, pero hay que reconocer que enrevesó bastante muchas otras. Y de esas entidades amigas y facilitadoras mejor no hablamos; son ellas las que nos traen por el camino de la amargura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que parece que està hecho para mantenernos atados a la deuda y no para facilitar. Aunque sí, con el trueque la cosa sería complicada.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar.

      Eliminar
  8. Hola, Pepe. Está bien eso de pagar en especia, aunque compadezco al de los ladrillos cada vez que vaya al mercado a comprar, debe acabar deslomado. 😂
    Saludos 🖐🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el de los ladrillos recupera por diez lo invertido, así que no se queje, XD.
      Muchas gracias por pasar, JV, y un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Pepe, menos mal que al final se desenrolló tanto papeleo con cerveza de por medio, ja, ja.

    En serio que has sabido resumir muy bien el sistema económico que sigue imperando, aunque de distinta manera, sigue siendo un trueque, solo que ahora con apellido, un trueque deshonroso, al final de cuentas, todo es un gran engaño.

    Un micro didáctico y laborioso, y el punto jonbar, si que se las trae. Bien por ti Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Harolina, tus visitas siempre muy gratas. Estoy contigo, todo parece màs un engaño que una herramienta al uso, pero seguramente siempre lo ha sido.
      Un abrazo!

      Eliminar
  10. Me parece que te quedó excelente, muy original también!

    ResponderEliminar
  11. Hola Pepe
    Relato totalmente dialogado, marca de la casa. Has elegido un punto Jonbar complicado, tanto es así que la explicación ocupa casi tanto como el relato, pero interesante y más en estos tiempos en los que la relación dinero-deuda está influyendo mucho en las crisis económicas que estamos viviendo. Un trabajo concienzudo. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge. Pues me alegra que te haya gustado. En realidad me costó mucho la parte del punto, por eso me decanté por los diálogos, para mostrar todo lo que quería contar y porque me sale más fácil de ese modo, jeje.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¡Hola, Pepe! Una ucronía perfecta que nos muestra un mundo sin el vil papel, je, je, je... Siempre me ha resultado paradójico que tras un cataclismo social, lo único que no serviría de nada es el dinero. Bueno, al menos se podrían usar los billetes para alimentar fogatas que con los bitcoins que se nos vienen, ni eso.
    Una micro deliciosamente narrado a base de diálogos, además de un punto Jonbar de lo más ilustrativo, una clase acelerada de economía. ¡No se puede pedir más! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan acelerada, casi 3000 años en un párrafo, jejej. Seguramente me habré dejado muchas cosas, pero espero que la esencia quede clara, y si no ahí está el micro para tratar de redondear.
      La verdad que tienes razón, un cataclismo y el que tiene dinero se queda con la única posibilidad de unas fogatas de colores.
      Muchas gracias por pasar y comentar, me alegra que te gustara.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola, Pepe. Un relato genial con un puntito crítico cargado de ironía. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  14. Un relato buenísimo y además interesante. Me ha encantado ese intercambio al que una no está acostumbrado y tu explicación posterior. Enhorabuena amigo mio :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Margarita. Muchas gracias por pasar y un abrazo, amiga.

      Eliminar
  15. Te has marcado una ucronía muy original desde el punto de vista de la no existencia del dinero. Me gustan mucho esos personajes tan inteligentes que, intuyendo las posibles ventajas del papelote dichoso, saben desdeñarlo por el control que supondría. Mejor el trueque, sí señor, mucho más fácil y no hay mercado "negro".... Muy bueno Pepe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que esos personajes son demasiado inteligentes como para tenerlos cerca, al final nos la lían igualmente. Muchas gracias por pasar y comentar, Matilde. Me alegra mucho que tr haya gustado
      Un abrazo

      Eliminar
  16. ¡Ay, el dinero! Parece cómodo y sencillo utilizarlo en lugar del trueque, pero en realidad no porque, como bien entrevé uno de tus protagonistas, la cosa al final se complicaría por culpa de esas entidades financieras. Una ucronía súper original e imaginativa. ¡Enhorabuena!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la cosa se complica, pero es que a veces parece que a propósito. Me alegra que te gustara el relato. Muchas gracias por pasar y comentar, Kirke.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola Pepe, un micro dialogado, ole tú, jeje. Por un momento pensé en ladrillos como unidad de transación, qué pesadez, por favor. Después pensé que el dinero en un momento crítico salva todo, claro, los más ricos conseguirán el mejor lugar para sobrevivir, pero claro después no tendrá valía para el resto que también quiere seguir viviendo. Papel, y tan fácil de hacerl desaparecer. Yo soy más de ese trueque del que hablas y de las monedas locales que heya muchas. En España hay más de las que imaginamos. Creo cada vez menos en los bancos y más ahora, que ya por todo te quiere cobrar. No se cuál va a ser el futuro del dinero. Es una propuesta muy reflexiva. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Eme, lo que me gusta a mí eso de dialogar, jaja. Ay las monedas, eso tiene un tinte nostálgico. Mi madre tiene una cajita llena de duros de mi abuelo, monedas preciosas dos o tres veces más grandes que las de dos euros. Las guarda como un auténtico tesoro.
      Muchas gracias por pasar, me alegra mucho que te haya gustado.
      Un abrazo!

      Eliminar
  18. Vaya, Pepe, te has resumido un libro de monetarismo en solo veinte líneas. Muy buena explicación. Y me dejas picando el tema de las criptomonedas que aún no termino de entender. Pero la idea y el micro me encantaron. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un tema un poco lioso, Mirna, digo las criptomonedas. Al principio pensé que irían más enfocadas en el comercio de internet, pero su valor ha cogido tal dimensión que se usan más para devaluar otras monedas.
      Muchas gracias por pasar. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo!

      Eliminar
  19. ¡Poderoso caballero don dinero!
    Hola Pepe. Siento la tardanza, este mes me pillas con poco tiempo y no me gusta leer y comentar a todo gas.
    Pues desde luego, tuvo que haber un punto determinado donde se planteara como solucionar el tema del trueque, claro que si llegan a saber las consecuencias negativas, no sé yo s... (inflación, devaluación, intereses abusivos… y demás vainas)
    Tu explicación del punto Jonbar interesante.
    Ya sabes que la palabra salario viene de sal como moneda de cambio dada la importancia de esta para conservar los alimentos.
    Me sumo a nuestra amiga Estrella, apuesto por, como bien dice ella, los bancos de la salud, pensamiento, creatividad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel! Vaya caballero, el Don Dinero, claro, no tu nombre. Te agradezco que te hayas parado para comentar con tu habitual y certero desparpajo. Puede que el trueque no sea la solución, pero Don Dinero se esta portando muy mal con mucha gente. Por cierto, eres un pozo de saber; sí tenía entendido que la sal era valiosa, puede que de ahí venga la superstición de no derramarla, pero lo de salario ni idea, aunque una vez visto es lo más lógico del mundo. Muchas gracias por el aporte. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo y nos leemos en unos días en CL.

      Eliminar
  20. Hola Pepe. Gracias a tu relato hemos visto el sinsentido de vida que llevamos con ese dinero unificador. ¿Sería más fácil con el trueque? Supongo que siempre habría alguien que se dedicaría a hacer préstamos de cerdos o de papel. 😔
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bruno, compañero! En cuestión de dinero o símiles, me temo que siempre habrá uno que doblegue a muchos. Como dice Estrella, el tiempo debería ser nuestra prioridad.
      Muchas gracias por pasar, y un fuerte abrazo!

      Eliminar
  21. Hola Pepe, qué interesante micro. me has sorprendido con esa creatividad desbordante. Y Don dinero seguirá transmutando, actualmente tenemos los bitcoins, las nuevas formas de pago en línea, veremos hacia dónde nos llevan las nuevas tecnologías, pero lo cierto es que el dinero seguirá progresando.
    Un abrazo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessy, ¿Qué tal? Pues esa es una certeza desalentadora, lo de la sempiterna evolución monetaria. Puede que al final colapse, aunque eso es aún más desalentador para los que están a la cola.
      Un abrazo, me alegra mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  22. Me ha encantado leerte, Pepe. Un relato original, divertido, un tanto picaresco. Y quién no se hace pícaro a cambio de no tener que cargar con tanto ladrillo. Y de una picaresca ingenua saltamos a los grandes ladrones de cuello blanco. ¡Muy bueno, sí señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos ladrones disfrazados de corderitos. Esto del dinero, y con bancos de por medio, da para un amplio abanico de alegorías. Y es que hay veces qu vale la pena tomarse las cosas con humor, sobre todo si no tenemos otra.
      Me alegra mucho que pasaras y te divirtieras, de eso se trata.
      Un abrazo!

      Eliminar
  23. Has elegido un tema difícil. Según leía me he dado cuenta de que tema tratabas. Esto significa que está "de diez". Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, RR, me alegra que te gustara tanto.
      Un abrazo!

      Eliminar
  24. Hola Pepe, me ha gustado mucho el punto Jonbar que has seleccionado. No somos conscientes de la virtualidad que realmente tiene el papel moneda que utilizamos, hasta que surge alguna burbuja recurrente de las que padece el capitalismo. Por cierto hay una novela, imagino que la conocerás, Criptonomicón que principalmente toca la temática de la encriptación y el criptoanálisis, pero que tanjencialmente aborda la creación de una moneda electrónica.

    Me ha gustado tu ucronía, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carles, pues no conocía el libro, pero me lo apunto.
      Muchas gracias por pasar, me alegro que te gustara el relato.
      Un abrazo!

      Eliminar
  25. Hola Pepe, un relato genial un mundo sin dinero, es para ponerse a calentar ideas, porque un mundo sin dinero sería radicalmente distinto al que conocemos, me ha encantado leerlo, yo por mi parte un mundo sin bancos ya lo firmaba jajajja Saludos ¡¡¡ un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién no firmaba? Muchas gracias por oasar, Mik. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo!

      Eliminar
  26. Como te quieren y estan felices contigo recién te conozco un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  27. Hola, Pepe. Muy bueno tu micro. Me ha parecido muy interesante todo lo que has explicado sobre el papel del dinero en la Historia. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beri, y que viva el papel!
      Un abrazo

      Eliminar