Desconcierto


 

1


En la tienda de Mario está siendo una jornada tediosa. Es medio día y aún no ha entrado nadie. Ha repuesto las estanterías y realizado los quehaceres previos varias veces. Solo falta la clientela. Pero, como he dicho, el día está siendo pesado, aunque esa no es la palabra exacta, más bien... apacible. De hecho, por la calle no se percibe nada, y eso que es la avenida principal. 
    Sale afuera. Una quietud desconcertante le envuelve. Empieza a caminar calle arriba. Ni tráfico ni gente ni siquiera un tímido ulular ventoso. Grandes y sombríos edificios le observan como si fuera un extraño. 
    De pronto, aparece algo al fondo. Una persona con caminar tambaleante pero rápido. Eso le relaja, pero solo el instante en el que este se acerca, le bordea y ve su cara, o más bien su no cara: un amasijo de pliegues carnosos ocultan su rostro. Se da la vuelta desconcertado y contempla su errático desplazamiento. Entonces oye algo por la espalda. Se gira y da un respingo: una estampida de estos seres sin rostro va hacia él. Horrorizado, corre hacia el cobijo de su tiendecita, pero el vulgo de humanoides trastabillosos le cazan y empiezan a sortearlo. Eso debería aterrarlo más, pero no tiene tiempo; en ese instante, nota un estruendo por detrás. No una explosión, sino algo sordo que ha tensando el ambiente hasta casi detener el tiempo y su propia fuga conjunta. Lentamente se da la vuelta reanudando la carrera marcha atrás, pero... 
    —¡No...! 

Continuará...

2

María lleva un toda la mañana sin levantar la cabeza de su escritorio. En la oficina la llaman la antisocial; no congenia con nadie. Cada día llega con sus auriculares y comienza a trabajar al son de la música. Hoy toca «Jethro Tull». 
    A las doce decide dar un parón y relajarse. Levanta la cabeza y la estancia le devuelve una imagen inaudita: está completamente sola. 
    Desorientada, se aproxima al ventanal. La avenida aparece vacía. Sin coches ni gente. El rock-barroco de sus auriculares rocía la visión con tintes oníricos. De pronto, aparece a un grupo de gente. Van en manada. Sus caminares tambaleantes le desconciertan, sobre todo porque reconoce a ciertos compañeros entre el gentío. La distancia que los separa es grande para ver sus facciones, pero los ropajes son reveladores. Entonces, subiendo en dirección contraria, aparece un hombre. Este, al verlos, se para y trata de dar media vuelta, pero por alguna razón se detiene, vuelve a girarse, cae de rodillas y empieza a arañarse la cara. 
    Esa acción le estremece. Se quita los auriculares, asustada. Entonces, nota algo en la avenida. Nada audible, sino una explosión sorda que tensa el ambiente. O más bien lo contrae. De hecho, la calle comienza a ondularse, como el reflejo de un estanque movido por el impacto de una piedra. Al poco, esas ondulaciones lo colman todo, incluido ella que cae y empieza a sentir un dolor dentro de su cabeza; dolor que quiere sacar de alguna manera, aunque sea a arañazos... 

Continuará...

92 comentarios:

  1. Queda uno con ganas de saber que estara pasando, el relato va de lo tranquilo hacia la avalancha de "seres", lo cual hace las cosas bastante escalofriantes y tensas para el protagonista y claro para el lector.

    Todo lo demas queda a la imaginacion, como ocurrio esto?, quien hizo el ruido?.... vaya, se requiere ver la siguiente parte.

    Muy buena respuesta al reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hugo, pues sí, incluso a mí también me gustaría saberlo, ja, ja.
      Muchas gracias por pasar y un abrazo.

      Eliminar
  2. De cómo la vida te puede cambiar en un instante. Más le hubiera valido seguir ordenando las estanterías y verlos pasar a través del cristal del escaparate. En fin, esperaremos a ver cómo sale de esta. Solo de ti depende, pero, conociéndote, sé que no se lo pondrás fácil.
    Como siempre, estupendo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sabes lo tedioso que llega a ser eso de pasar un día sin que entre nadie a tu tienda. Yo hubiera hecho los mismo, aunque hubiera salido corriendo mucho antes.
      Un abrazo y gracias por pasar

      Eliminar
  3. La peor de las pesadillas Jose. Y digo yo que cuando hay un horror muy horroroso ;) ¿todavía puede ser peor? Ayayay

    ResponderEliminar
  4. Creo que elegiste uno de los mejores recursos para utilizarlo de cliffhanger, me refiero al monosílabo de negación dentro de una exclamación que deja al lector completamente descolocado o desconcertado como dice el título del micro.
    Por otro lado me ha gustado mucho la originalidad de incluir a estos curiosos personajes que disimulan su rostro con esos extraños pliegues carnosos, lo cual potencia el imaginario del lector y le produce rechazo. El hecho de sugerir en lugar de contar queda evidente en tu estupendo CiFi con un posible final aterrador.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabía que era tan conocido, Estrella, me refiero al "¡No!". Aunque sí que ese monosilábico fue donde pivotó el relato. Uno el cual, si te soy sincero, no sé de qué trata, pero tienes razón, solo la CiFi puede encajar, ja, ja.
      Un abrazo y gracias por pasar.

      Eliminar
  5. He dicho Jose, y normalmente te llamamos Pepe, eso es por culpa de los seres sin rostro, fijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre puede ser peor, me refiero a lo horroroso, ja,ja.
      En cuanto al nombre, José en el DNI, pero Pepe para los amigos.

      Ya he visto que has dado continuación a tu micro, ¡Muy bien! Luego pasaré a leerte.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Nooooooooooooooooooooooo!!!, eso no se hace... jajajaja, ni una pista, ni una evidencia de que final esperar.
    Bueno, muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Siempre es mejor que el lector ocupe los huecos que se dejan en el texto. Aunque reconozco que lo dejé bastante vacío. Me alegra que te gustara.

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Como dice Estrella un relato que sugiere más de lo que cuenta y sobre el que sobrevuela el presentimiento de algo aterrador. Muy bien creado el suspense de ese final. Me ha gustado mucho, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta. Es todo suspense, desde casi la primera frase. En este caso ha sido fácil, pues no tenía que terminar la historia y cualquier cosa es posible, sobre todo en la imagibativa mente que lo lea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Pepe! Qué pasó??? No nos puedes dejar así! Por favor que venga la continuación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Mirna, la cosa es que se terminara ahí, porque la continuación se me antoja imposible, por lo menos por ahora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Entre tanto horror, uno ya no sabe si lo que le espera es mejor o peor de lo que está experimentando tu protagonista. Así que el suspense está servido, que es de lo que se trata.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Horror es la palabra, Josep, horror y desconcierto, algo parecido a lo que está pasando ahora.
      Muchas gracias por pasar
      Me alegra que te gustara.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Esto del "continuará" que se le ha ocurrido a David es una putada, más que otra cosa. Cuando has entrado al trapo de una descripción tan bien elaborada como la tuya, te quedas con la miel en los labios.
    Es broma. Broma lo que la "putada". Tu micro es tal cual comento.
    A ver si me pongo a hacerte la competencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te excuses, Chema, ya sean continuarás tan buenos como el de "regreso al futuro" o tan malos como cualquier serie española, todos son una putada, ja, ja.
      Muchas gracias por pasar y a ver que se te ocurre.

      Eliminar
  11. ¡Hola, Pepe! Jo, al terminar he visualizado al personaje girándose a la cámara, exorbitando los ojos, gritando ese ¡No! y, a continuación un fundido en negro con ese continuará tan cabroncete, que es como tienen que ser para esperar ansiosos el siguiente capítulo. Una escena muy bien descrita con esa amenaza exterior contrapuesta a la calma del interior de la tienda. El lector se queda clavado en la pantalla deseando saber cómo sigue, así que ¡reto superado! Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me habéis picado tú e Isabel para que desvele ese continuará tan cabroncete, pero no tengo ni pajotera idea de cómo, ja, ja.
      Un abrazo y gracias por pasar.

      Eliminar
  12. Muy bueno, Pepe. Con tu micro nos dejas colgados en medio de un panorama escalofriante. Un ¡No! siempre es una buena razón para esperar expectantes la siguiente escena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El panorama se terciaba a ser ser escalofriante, quizá el hecho de no saber qué viene lo hace aún más, je, je. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Pepe, pues nos has dejado más que intrigados. ¡Besos! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Margarita, a ver si me viene la continuación pronto, ja ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Menuda pesadilla, igual al despertar y verles el rostro no es la mejor opción 🖐

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hombre sin rostro debe de ser algo chunguillo, sí, incluso en sueños.
      Gracias por pasar y un abrazo.

      Eliminar
    2. Se está poniendo la cosa más que tensa con esta nueva perspectiva. A ver que pasa en la siguiente entrega 😁👍

      Eliminar
  15. Joder Pepe. el hecho de salir tu personaje de la tiendecita ha liado todo el follón. Primero una especie de zombi, después una manada de ellos y el final inesperado del continuará que nos deja un suspense inesperado. ¿Será el monstruosdo Trump el que aparecerá tras el horizonte. amenazando con un cierre total de fronteras?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Ese sería un claro ejemplo de que la realidad supera a la ficción. Alguien dijo que todos somos zombies y los zombies personas de verdad, no sé quién fue, pero a lo mejor iba por ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Monstruoso que no monstruosdo aunque El ex presi puede serlo y más. ;)

    ResponderEliminar
  17. Hola, amigo Pepe! Tu micro me ha gustado mucho. La idea de mostrar una situación cotidiana, incluso anodina, que se quiebra súbitamente ante un suceso extraordinario es un planteamiento que siempre me ha fascinado. Y tú has sabido plasmar una situación así de manera magistral. ¡Felicidades! Ese final no-final me ha dejado con unas ganas inmensas de leer más. Por poner un pequeño pero, yo escribiría "es mediodía"; ya que "medio día" hace referencia a la mitad de un día. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el apunte, Beri. Pues te adelanto que la continuación está en marcha, aunque de momento solo es el ánimo por hacerla, ja, ja.
      Otro fuerte abrazo, compañero.

      Eliminar
  18. Hola Pepe, fó, como se dice en Graná, pos vaya. Cuando estaba en la tienda, me imagine esta epoca de confinamiento que estamos pasando. Nadie, ni un alma por la calle y de pronto esos seres deformes y el tendero, ahí ¿para qué habrá salido? a quién se le ocurre. Esto pasa por no respetar el toque de queda, que te puedes encontrar alguna sorpresa ¿y si fuera el virus que ha trasmutado y se ha convertido en medio humano? o que ha evolucionado de tal forma que ha transformado a los humanos en seres horrorosos, ha sacado lo peor de cada uno fuera. Ves, esto es lo que ocurre cuando te dejan con un "continuará" que la mente se va. Gracias compañero, un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja, ja, ja. Pues si que ha dado ese continuará. La verdad es que parece que la situación actual me ha influido en el relato, aunque espero que la cosa no vaya por el mismo camino.

      Muchas gracias por pasar, Eme, y otro fuerte abrazo.

      Pd: en breve, la segunda parte...

      Eliminar
  19. Hey pepe, si que has sabido colgarnos a todos, y por lo que comentas hasta tu mismo te has colgado, ja, ja.

    Excelente tu manera de no contarnos una historia, si no de dejarnos pistas..., pasas de la calma y aburrimiento a la actividad alocada y al terror, se puede pedir mas sin decir casi nada, pues... !No!

    En casi todos los relatos el continuará nos deja la opción de darle el final que queramos, pero en tu caso, el continuará lo traduzco como un "crea tu propia historia de principio a fin", ja, ja, excelente manera de escabullirse y usar el cliffhanger Pepe, da para inventar mil historias a partir de tu relato, y de paso, esta seria una buena opción para el próximo reto de micros, atención David.

    Un gusto pasarme por tus cuatro esquinas Pepe, agradable semana tengas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, muchas gracias por tan amable comentario, Harolina. La verdad es que es un reto muy curioso y emocionante el que planteas, un relato en cadena, como un ajedrez donde cada jugada es el relato anterior, ¡menuda historia saldría!
      La verdad es que cuando lo escribí no pensaba que tendría continuación y eso, en parte, me facilitó mucho la jugada, pero recién se me ocurrió una segunda parte, y en breve la compartiré a ver qué te parece.

      Un fuerte abrazo y estás invitada a pasar siempre que quieras.

      Eliminar
  20. Pepe, ya he leído la segunda parte y nos vuelves a colgar, pero al menos nos das cierta explicación de lo que está ocurriendo, te ha quedado muy bien esa continuación, al parecer vas para más, una tercera ¿o me equivoco?

    A veces es mejor estar sordo, ja, ja. Muy bueno Pepe y gracias por la invitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en este caso te digo que sí que hay tercera, Harolina. Sí, a veces la sordera debería ser necesaria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Difícil imaginar que le está pasando a tus personajes, el suspense esta a la vuelta de la esquina. ahora toca esperar.
    Muy bien narrados tus personajes y los escenarios donde suceden los hechos
    Un abrazo Pepe
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara, Puri, en breve la continuación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. ¡Pobre María!, a veces se confunde la timidez con lo antisocial, los auriculares, pudiera ser un “antiorejas” para no escuchar lo que hay fuera y aislarse de lo que no le gusta del mundo exterior.
    Te he leído en algún lado, Pepe, que las descripciones te cuestan, ¡quien lo diría! En este 2 las tratas de manera admirable, con pocas palabras y absoluta visibilidad (he visto con toda claridad esa calle ondulante, como el reflejo de un estanque)
    Releí la primera parte del micro para que mi comprensión y mi flaca memoria tuviera continuidad, y solo hay una cosa que me rechina un poco: "el tímido ulular del viento" Lo de tímido no sé... se supone que le viento silba o ulula cuando es fuerte. Una ligera brisa sería tímida, un fuerte viento, no me lo parece.

    Y también te quería decir, que no se me olvide, que tu gusto por la música, la buena música, queda patente en muchos de tus relatos.

    Me parece que los zombis están reclamando una tercera parte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las descripciones siempre me las dejo de lado, incluso cuando leo algo, creo que no me gustan, por eso creo que me debería practicarlas más.
      Lo de ulular el viento, tienes razón, quería mostrar eso de la brisa, pero o me salía, ¡ay las descripciones! ja, ja.
      Y sí, hay tercera parte, en este caso sí la tengo pensada junto con la segunda.

      Por cierto, aunque no te guste el estilo, te recomiendo que escuches ese Jethro Tull, te gustará, ya no hay grupos como ese.

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. En un abrir y cerrar de ojos hemos cambiado el enfoque de la historia, es decir, si en la primera parte nos lo ofrecía Mario, ahora en esta segunda parte lo hace María para mostrar al lector todo el decorado completo y situar en él a Mario, que debido a las ondulaciones tras la explosión transforman la realidad con elementos propios de un relato de terror, partiendo de una pesadilla.
    La causa de aquellos supuestos seres sin rostro de la primera parte, ya ha quedado despejada en la segunda: son los compañeros de María. A medida que avanza la historia también va aumentando el número de zombis, incluidos Mario y María..., quizás en la tercera termine la pesadilla y tanto Mario como María continúen el devenir habitual de una pareja.
    Por supuesto quedo expectante para descubrir su desenlace y conocer el giro completo que piensas darle a tu sugerente relato.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la historia de Mario no sabía por dónde continuarla, por eso cambié de enfoque. El narrador escogido me ayudó a hacerlo, y con ello la tercera parte que tratará e cerrar el relato. Lo de María y Mario como pareja no se me había ocurrido, pero eso si sería un giro retorcido, je, je.

      Un abrazo, Estrella.

      Eliminar
  24. Disculpa, Pepe, porque no me expresé correctamente al escribir: "la causa de aquellos supuestos seres sin rostro...", lo que intentaba comentar es quienes eran esos seres sin rostro de la primera parte: los compañeros de la oficina de María, naturalmente.
    De la causa que altera las caras de esas personas ya lo mencioné al referirme a los efectos de la explosión.
    Bueno, espero que ahora lo haya dejado todo más explícito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, te entendí con lo que dijiste, pero gracias por la aclaración, je, je.

      Eliminar
  25. Hola Pepe. Por lo que dices en los comentarios estás en plena experimentación, de lo que nos haces partícipes.
    De momento es una estructura formada con dos micro relatos con la base del misterio o eso parece, dado que el lector no dispone de toda la información de lo que sucede en ese momento en la escena. La cosa se complica cuando además y según el reto propuesto, hay que formar amalgama añadiendo el suspense, que como se sabe es todo lo contrario al misterio, ya que el lector debe saber lo que va a pasar en esa escena, o por lo menos tener la creencia de que lo sabe.
    La complicación se complica jejeje, ya que como decía al principio, si tal como apuntas en los comentarios, el autor desconoce los derroteros por los que tiene que seguir el narrador que cuenta la historia en tercera persona, me temo que estamos como «El Gran Combo de Puerto Rico» cuando llegaron a casa de Tabin para un tremendo festín: « y es que no hay cama p'a tanta gente».
    Así que esperaré con calma a ver hacia donde diriges el experimento y si te apoyas en el misterio o en el suspense o en ambos.
    Por más que hayas recurrido en la primera parte al ¡No! como bien apuntaba Estrella Amaranto, y que en buena lid es más un desconcierto o susto preventivo para el lector que un «final en suspenso».
    Me ha gustado la lectura de todo el experimento y espero con ganas el desarrollo y elaboración que vayas acometiendo con la única finalidad de aprender y disfrutar aprendiendo de tu habilidad y manejo de recursos como escritor.
    Un abrazo y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier, siempre muy agradecido de tus detallados comentarios. Es verdad que la primera parte la pensé si tener en cuenta una continuación, como le dije a David, esa premisa me daba bastante libertad para escribir lo que fuera sin el miedo de tener que cerrarlo de una forma coherente y redonda. Pero el reto adicional y voluntario se me antojó irresistible, sobre todo por tener que enfrentarme a otro. el mismo que apuntas: el de seguir sin saber los derroteros de la historia, aún con el peligro de caer en los defectos propios de las secuelas. Para ello, me he apoyado en el narrador escogido, uno equiesciente, ese en tercera persona que solo conoce el punto de vista del personaje (creo que es eso, tú eres el experto y maestro en este aspecto así que corrígeme si me equivoco) y de ese modo plantear un relato algo más coral. La tercera parte ya la pensé con la segunda, así que en breve la pondré por aquí.

      Muchas gracias por pasar y otro abrazo.

      Eliminar
  26. Hola, Pepe
    Muy buen relato, perfecto para noches lluviosas y frías, el terror es muy sorpresivo e inquietante en los dos relatos, que te lleva paulatinamente a la curiosidad de saber que pasara con esos suspensos. Me gustaron muchísimo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yessy,
      Muchas gracias por pasar, sé que te gustan estos relatos de terror, así que si este te gusta es que algo bueno habré hecho.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  27. Terrorífico. Qué pena por María y por Mario, pero cómo me gusta leer historias como ésta. Muy bien contada, en parte me recordó a las calles vacías por las que caminaba mientras salía a la madrugada a trabajar en plena cuarentena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, sí que emula un poco a esta cuarentena. Muchas gracias por pasar, Cyn, me alegra que te haya gustado, sobre todo si te gustan este tipo de historias. En breve pondre la tercera y última entrega...
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Así que has vuelto a la carga, y de qué manera, je,je. A ver si a la tercera va la vencida y nos desvelas de una vez el origen de esa explosión y ondulación que no pinta nada bien para los dos protagonistas. Como no le des un punto y final en la próxima entrega, seré yo quien sienta uas ganas irreprimibles de arañarme la cara, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Josep no te preocupes, tengo pensado ya terminar con la minisaga, espero que el resultado no sea para arañarse igualmente la cara, ja ,ja
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues de momento nos sigues mantiendo en un elevado nivel de desconcierto. El juego con el tiempo y el espacio siempre da disgustos, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Ni que lo digas, menudo disgusto se han llevado todos. Bueno, pues el desconcierto termina aquí. El devenir de la teniente queda a merced de lo que casa uno piense, aunque recuerde un poco a lo que le ocurre en primera instancia al tal Mario... ;).
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  29. Hola, Pepe, ya de vuelta para conocer el desenlace.
    De entrada ya he observado la utilización del flashfoward para alterar el ritmo del relato y anticiparse al futuro. Luego vas combinando el presente con este recurso para estructurar definitivamente esta última parte.
    Doy fe de que has hecho muy buen uso de esta alteración temporal. Me alegro de que este desafío que abordé en la última convocatoria de CAfé Literautas te haya ayudado a darle más enjundia y poder crear un desenlace con epílogo incluido para descifrar la causa real del famoso impacto y la hecatombe apocalíptica originada por la teniente Marian y su viaje intemporal a través de la máquina del tiempo.

    Después de tan estupendo trabajo narrativo, no quiero despedirme sin mencionarte estos datos que quizás ignores, puesto que falsamente se le ha atribuido en literatura a Wells la primera alusión a este artilugio de "La máquina del tiempo". Sin embargo, el pionero en mencionarla fue un catalán, Enrique Gaspar y Rimbau en su novela de ciencia ficción El anacronópete ocho años antes de que Wells hiciera otro tanto.
    Pero desgraciadamente nadie se lo reconoció.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Estrella, aunque una vez escrita la segunda parte, ya tenía pensado el desenlace, tu fantástico aporte en CL (del que tengo algo descuidado este mes) me sirvió para dar mayor redondez al relato. Me alegra que lo veas así, pues nunca había "jugado" con estas cosas.

      Por cierto, no tenía ni idea de que la idea original fuera de Enrique Gaspar (que tampoco conocía). Siempre pensé que fue Wells. Otro autor que se añade a mi lista por descubrir y leer.

      Muchas gracias por este nuevo a porte y otro fuerte abrazo.

      Eliminar
  30. Menudo cambio le ha dado la historia, para nada previsible .Esa vida en la que suceden los hechos con esas calles vacía y esa explosión no aventura nada bueno.
    Nos quedamos a la espera de ese continuará que parece que le cogiste el gustillo a la cosa je je je .
    Un abrazo Pepe
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Puri, fue tan poco previsible como algo hecho sobre la marcha, XD. Aunque la cosa finaliza aquí, por eso puse el "continuará" entre ¿?, para que fuera el lector quien desvelara su propia continuación.
      Me alegra mucho que te gustara.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Jooo Pepe… pues sí que pintas un futuro aterrador.
    Que la calzada de un respingo, es el cocodrilo perfecto del que habla el escritor Ángel Zapata, porque te prometo que pude verlo, y mira que es difícil que una calzada de un respingo. Con este término inusitado para un objeto inanimado, hiciste que me detuviera en esa frase. Retorcer el espacio tiene esas consecuencias extrañas, además de volvernos locos a los seres vivos.
    Buen trabajo Pepe, y eso que no querías continuarlo.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que me salió algo un poco rocambolesco. Pero, como dije, no tenía pensado continuarlo. Fue con tu idea de hacerlo por lo que me animé, pero no se me ocurría ningún desenlace que no fuera CiFy pura por mucho que retorciera mis sesos. Y de tanto retorcerlos al final que se retorció fue el espacio/tiempo, jaja, que casi acabo yo arañándome la cara.

      Me alegra mucho que te gustara. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  32. Pedazo de micros Jose. Le has dado un nuevo enfoque a los viajes en el tiempo, yendo más allá al hecho de interferir en la primera cita de sus padres, como le pasaba a Marty McFly en regreso al futuro. Los viajes en el tiempo, para salvar a la humanidad y como origen de su extinción. ¡Perfecto!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, bueno, nunca había jugado con viajes temporales, pero es que es difícil, por eso de las paradojas, y mira, con micros tan cortos vi la oportunidad.
      Muchas gracias por pasar, Bruno.
      Por cierto, llámame Pepe, José es muy serio XD.
      Un abrazo

      Eliminar
  33. Fantástico micro Pepe,... aunque tengo que confesarte que en cuanto vi a Jethro Tull pululando por ahí busqué en la red Aqualung y me puse a escuchar el álbum,... Dios mío hacía siglos que no lo oía,... eran buenísimos,... todavía estoy viendo la portada del LP de mi hermano mayor jajaja.
    Bueno al lío, te felicito porque has logrado meter, en un relato corto, las paradojas de los viajes en el tiempo,... y ese final desolador en el que se masca la tragedia.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no hay grupos como esos, yo siempre los tengo a mano para que me amenicen cualquier momento, y ahora con el you tube es que se puede ver incluso los conciertos.
      Muchas gracias por pasar, Norte. Me alegra que te haya gustado y que te haya hecho reencontrarte con la buena música jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Hola, Pepe, leído todo y encantada con tu habilidad para derrochar imaginación. Un trozo de película futurista que bien podría llegar a ser una novela pues veo que el continuará da para más. Extraigo una reflexión; a las fuerzas de la Naturaleza hay que dejar que avancen por sí mismas, pues si las maneja el hombre, puede ocasionar gran catástrofe, y para enmendar luego...difícil.
    Genial relato.
    Saludos;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas inenmendables (no sé si se escribe así Xd) pero otras que son evitables, y nosotros, si tan avanzados estamos deberíamos saberlas diferenciar, pero..., puede que nunca lleguemos a ese punto.
      Muchas gracias por pasar, Mila. Me alegro que te haya gustado la lectura.
      Saludos!

      Eliminar
  35. He llegado tarde y he leído el relato entero. Es muy bueno y ha sido todo un acierto publicarlo en conjunto. Una genial versión de las paradojas espacio temporales y de los peligros insospechados de viajar en el tiempo. me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que todo lo que estemos viviendo sea el producto de un viaje en el tiempo aún por realizar, así que puede que nuestros actos sean los consecuentes de que alguien quiera volver, aunque lo hará para nada y para todo y... Te juro que me he liado yo solo y ya no sé qué quería decirte, pero entre ello seguro que estaba la cuestión de que me alegra mucho que te haya gustado, Rosa. Así que eso, muchas gracias por pasar y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues te habrás liado, pero te he entendido perfectamente. 😉

      Eliminar
  36. ¡Hola! La primera parte del relato deja con ganas de más y queda más que superado el reto. Yo me he leído el conjunto entero de todas las partes, pues cuando he visitado tu blog, ya habías continuado la historia. El relato juega muy bien con la intriga por saber qué está pasado, los cambios de personajes y los saltos temporales, hasta conocer el motivo de la anomalía que se mostraba al principio. Un acierto haber ampliado el reto, pues te ha quedado un relato muy completo y bastante inquietante. Buen trabajo.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido divertido, la verdad, porque pensaba no ir más allá del primer micro, pero luego una cosa llevo a la otra y resulta que todo era una paradoja, XD. Muchas gracias por tus amables palabras M.A. así da ganas jugar con las letritas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. te he leido me he quedado cansada de golpe es mucho un abrazo bonita dese aqui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sí, la verdad es que salió larguito al final, no quería pero piedra a piedra se fue haciendo largo.
      Gracias por pasar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Hola.
    Acabo de leer tu relato y me ha gustado un motón.
    Por cierto, acabo de encontrar tu blog y me quedo por aquí. Te invito a pasarte por el mio.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carolina, sé bienvenida, me paso a verte ahora.
      Un abrazo!

      Eliminar
  39. ¡Hola, Pepe! ¡Tremendo giro le diste al argumento! En la segunda parte, con ese cambio de punto de vista hacia María ralentizas la acción incrementando el suspense, das tiempo para que el lector se desespere por conocer el trasfondo de la historia. Y qué trasfondo!! ¡Viajes en el Tiempo incluidos! Viajes que nos dejan devanando los sesos sobre si fue primero el huevo o la gallina. Consigues un bucle en el que el lector se pregunta si fue el viaje en el tiempo la causa o la consecuencia. A mí, que adoro la ciencia ficción, me pirra. Si el inicio nos llevaba por un argumento en la línea de La invasión de los ultracuerpos o cualquiera de zombis la conclusión me recordó a una obra maestra del género como es la película de Terry Gillian, Doce Monos. Elegiste un camino no previsible y eso es algo muy de agradecer y de disfrutar. ¡Genial aporte, Pepe! Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David!
      Mira que esa peli no tuvo la repercusión que merecía, porque tienes razón, es una obra maestra.
      Pues muchas gracias por este elogioso comentario. Me gusta mucho la ciencia ficción del cine, y la literaria cada vez más, aunque soy más de los viajes en el tiempo o por el espacio, formas de vida extraña o "demonios exteriores"... Ese tipo de literatura me parece muy ingeniosa ;).
      Muchas gracias y un abrazo.

      Pd: aunque no participe en el concurso de rebeca ya tengo algo en mente para compartir. Ya veremos si sale, jaja

      Eliminar
  40. Me gusta leerte -Soy nueva por acá -Todos tus comentaristas son sugestivos me siento bien ....
    saludos desde el mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues sé bienvenida!
      Desde el mar o la montaña, por estos lares estamos todos más cerca unos de otros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. !Hola Pepe!

    Vaya trozo de novela la que estás creando con ese inocente "Continuará" de David, me parece que ha sido una idea genial y sustanciosa, especialmente para ustedes, los que tienen blog de escrituras y de relatos, ahí tienen material sobrado...

    Me encantó mucho tu historia, y podrías pasarte todo el año entrante sacándole jugo a ese continuará, que cada vez se pone mejor.

    Felicitaciones sinceras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho que te gustara este experimento. Yo he disfrutado haciéndolo, aunque creo que terminará aquí, o ¿quién sabe? Jajaj.

      Muchas gracias y un fuerte abrazo, Harolina!

      Eliminar
  42. Pepe, celebro que alguien tenga un blog y lo alimente. Podría haberse extinguido la humanidad por el retroceso en el tiempo pero entonces ¿de dónde había salido la teniente Rotenmeier? salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amilcar! Me alegro verte por aquí. Buena observación, la verdad es que cuesta atar todos los cabos en tan poca letras, lo que cuenta es que te hayas entretenido.
      Un abrazo y nos leemos!

      Eliminar