El sueño



El sueño




—¿Qué haces?

—Tratar de despertarme.
—¿Y para eso tienes que traquetear la alhacena?
—Sí.
—Venga... ¿Qué haces?
—Te lo estoy diciendo, intento despertar.
—¿Te encuentras bien? Estás pálido. ¿Ha pasado algo?
—No, bueno, sí... Un sueño.
—¿Un sueño?
—Vivíamos al revés.
—¿Boca abajo?
—¡No! Caminábamos y hacíamos las cosas hacia atrás, ¡incluso hablábamos de espaldas!
—Qué paranoia...
—Luego, he despertado. Tenía el pijama puesto del revés.
—Eso pasa muchas veces.
—Ya, pero los calcetines...
—¿Qué?
—He abierto el cajón para coger un par... Están plegados del lado contrario.
—¿Y?
—¿No lo entiendes? ¡Sigo soñando!
—¡Los guardo así!, con un pequeño pliegue en la punta para facilitar su puesta, ¿nunca te has dado cuenta?
—No sé, tengo la misma sensación del sueño...
—¿Qué sensación?
—Mira la Alhacena. ¿Ves? ¡Todos los vasos están boca abajo!
—Pues como siempre. Todo es normal.
—Cuando soñamos también concebimos las cosas como "normales". Es despiertos cuando las vemos absurdas.
—Escucha: seguramente estés sufriendo un delirante bajón azúcar, pero no soñando.
—Por si acaso sigo poniendo los vasos derechos.
—¿Para qué?
—Quiero provocarme una especie de chispazo neuronal y despertarme.
—Será posible... ¿Has desayunado?
—No.
—Eso es.
—¿Tú crees?
—Exacto. ¡Siéntate!
—No quiero.
—¡Vamos!
—Está bien...
—¿Mejor?
—Creo que sí.
—¡Menudo largo y vívido duermevela te ha asaltado!
—Puede que tengas razón. ¡Qué apuro!
—Cálmate, ya pasó. ¿Desayunamos?
—Vale. Por cierto, ¿de dónde apareces tan temprano?
—Turno nocturno.
—¿Cómo?
—Ya sabes, esta semana trabajo de noche.
—¿Y dormirás de día?
—¿Cuándo quieres que lo haga?
—Joder...


249 palabras

41 comentaris:

  1. Buenas noches, Pepe, te visito por primera vez y gracias a tu link en el blog del TINTERO de David Rubio.
    Centrándome en tu diálogo, me ha gustado la imaginación y originalidad del mismo, digamos que le has sacado muy buen partido a la idea de ese estado de duermevela, donde lo onírico crea mundos insólitos y de los cuales, los grandes de la literatura nos han hecho partícipes. En tu caso, también me ha gustado ese «juego».
    Echo de menos los vocativos, para facilitar al lector su comprensión.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Estrella, gracias por pasarte y comentar. Que sepas que eres la primera en comentar en mi blog. A mi también me gustan esos textos oníricos que dices. En lo referente a los vocstivos los tendré en cuenta, aunque al ser dos personajes no quise tampoco usarlos.
      Muchas gracias y un saludo.

      Elimina
  2. Hola, me he acordado de "Verano azul" en un capítulo donde los más pequeños, el Piraña y Tito, hablaban del revés. Ya se sabe que en los sueños cualquier cosa puede pasar. Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Y que lo digas, aunque parezca mentira, nunca vi esa serie, pero me la imagino esa escena. Tienes razón, en los sueños puede pasar de todo, por eso nunca está de más hacerlo.
      Gracias y un saludo.

      Elimina
  3. Hola Pepe, ya veo que, por fin, pudiste hacerte el blog.
    Sobre tu relato: ¡FANTÁSTICO! Me ha encantado lo cotidiano del revés. Lo he disfrutado compañero.
    Los diálogos se leen con facilidad. Nuestra compañera Estrella te señala lo de los vocativos, la verdad es que no los echo en falta por tratarse solo de dos interlocutores, se distinguen bien las dos voces y los dos caracteres.
    Enhorabuena Pepe.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tara (o Isabel) me alegra mucho verte en mi recién estrenado blog, pero sobre todo me alegra que te gustara el relato. También pensé lo mismo por ser solo dos personajes.
      Un saludo y gracias

      Elimina
  4. Hola Pepe. Creo que es la primera vez que leo algo tuyo y me ha parecido genial. Diálogos fluidos y atrayentes para una escena ¿cotidiana? A lo mejor nuestro protagonista está realmente viviendo un sueño sobre algo cotidiano. Solo tú lo sabes.
    Un saludo, amigo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Bruno, soy casi nuevo en el tinetero, pero espero que nos volvamos a leer. Quizás tengas razón y la historia esté compuesta de varias realidades mixtas, creo que no lo sé ni yo, pero también creo que da para muchas historias más.
      Un saludo y nos leemos.

      Elimina
  5. Una más que te lee por primera vez y que te ha encontrado gracias al Tintero de Oro :)

    Fíjate que tu historia tiene tantos detalles, da para tanto, que estaba convencida de que no participaba en el reto porque tenía muchas más palabras de las permitidas. No las he contado, obviamente, pero seguro que tú sí y que es solo mi sensación. Contar mucho con pocas palabras tiene mucho mérito :)

    Me ha encantado el texto y la verdad es que no me gustaría estar en la piel del prota. ¡Odio las incertidumbres recién levantada! jajajaja.

    Un saludo, Pepe :)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Julia, me has hecho dudar, creo que eran 250 palabras justas y si la he pifiado ha sido por una o dos. Luego repaso y pongo el recuento. De todas maneras muchas gracias por tu comentario tan generoso, escribir así es aún más gratificante. Lo del prota... Bueno, te confieso que a veces me despierto de madrugada e intento alumbrarme con el despertador porque ni sé qué es un interruptor de luz ni comprendo qué hago a oscuras jejeje.
      Un saludo.

      Elimina
  6. Hola Pepe, que bien que te crearas el blog, ya verás lo gratificante que te resulta. Me ha gustado mucho el nombre y la leyenda "Espacio abierto al libre tráfico de letras", suena muy bien.

    El relato está muy bueno y bien llevado el diálogo, el tema fabuloso, los sueños y la realidad, exquisita mezcla.
    Me hiciste recordar una vieja entrada del blog que titulé "Pisando el cielo".

    Exitos sobrados para ti y el el blog.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias por pasarte, I.Harolina, y me alegra que te gustara, tanto el blog como el título. Has picado mi curiosidad sobre tu relato, lo buscaré si lo tienes por tu blog, o si me mandaras un enlace mejor, jejeje.
      Un saludo.

      Elimina
    2. Hola Pepe, había olvidado buscar el enlace para facilitarte la lectura, aquí lo dejó, la coincidencia es por el mundo al revés.

      https://pariendofelicidadautentica.blogspot.com/2018/10/pisando-el-cielo.html

      Gratos días.

      Elimina
  7. Ese desconcierto que provocan ciertos sueños te descoloca los despertares. La verdad es que trabajar de noche, es vivir también un poco al revés.
    Un abrazo. Me quedo por tu espacio.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La verdas es que hay muchas cosas en la vida que son un sin sentido. Muchas gracias por pasarte, y bienvenido!

      Elimina
  8. ¡Hola, Pepe! Lo primero es felicitarte por abrir este blog, creo que es lo mejor para mostrar nuestra narrativa. Una casa propia en la que reunir esas historias que se nos ocurren.
    Y nada menos que lo inauguras con este relato en el que juegas con la realidad. Siempre he relacionado el mundo onírico con el especular, en ambos casos se distorsiona la realidad, o quién sabe si nos hacen darnos cuenta de que la realidad es algo más de lo que se muestra a nuestros ojos.
    Un relato que consigue que algo tan cotidiano como un vaso boca abajo parezca algo casi irreal.
    Y para terminar el rizo su mujer comienza el turno de noche, je, je, je. También destaco esas intervenciones cortas tan propias del lenguaje hablado, que hagan avanzar a la historia demuestra que el relato está bien armado. Un abrazo!!
    P.D. El domingo publicaré la revista digital con los micros del anterior reto. Siempre acompaño una promoción del blog del autor al lado de cada micro. Por fechas no he podido incluir la promo de este blog, para la siguiente revista sí estará.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola David, qué interesante tu reflexión (no especular jejeje) sobre los mundos supuestamente virtuales y el que se supone real. Me recordaste una novela de Murakami, "After Dark", donde los protas viven por entre esos tres mundos.
      Me alegra mucho que te gustara el relato, y no te preocupes por lo de la revista, participar ya es bastante gratificante.
      Un saludo.

      Elimina
  9. Un historia muy original y contada con unos diálogos cortos y tajantes que agilizan la narración. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo, Pepe.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Josep, gracias por pasar. La verdad es que el primer borrador del relato eran unos diálogos tan largos como una narración, así que me propuse acortarlos lo más mínimo, me alegra que el juego haya salido bien. Gracias por pasarte.
      Nos leemos!

      Elimina
  10. Estupendo diálogo, muy ágil, en el que el lector se sumerge en una especie de torbellino donde ya no sabe qué es vigilia y qué es ensoñación.
    Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Kirke, me gustó que lo vieras de ese modo, y muchas gracias por pasar.
      saludos

      Elimina
  11. Hola, amigo. ¿Así que estrenas blog? Felicidades. ¡Qué malas pasadas nos juega el dormir poco o mal!
    Muy graciosa tu escena. Buen manejo de los diálogos.

    ResponElimina
  12. Hola coleguilla, jejej. Sí, me hice un blog, "a" veremos a dónde paro... Muy agradecido de tu visita, y me alegra mucho que te agradara, los diálogos es algo que siempre tengo pendiente. Y qué decirte de las malas pasadas del mal dormir, estoy en una de esas etapas en las que eso de pegar ojo es casi una utopía, ;).
    Un saludo.

    ResponElimina
  13. El mundo al revés. La verdad es que nunca he llegado al punto de mover una alacena para comprobar si estoy dormida o despierta, pero sí he tenido esa extraña sensación de somnolencia y pesadez absolutos que te envuelven en una especie de niebla de irrealidad. Creo que tu relato lo refleja bastante bien. Por cierto me has ayudado a descubrir algo nuevo para mí: no sabía que alacena admitía también su grafía con h intercalada.

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Rebeca, qué alegría verte por aquí también. Yo ni te cuento las cosas que me han pasado, y es que soy mal madrugador. Lo de la palabreja esa también lo aprendí escribiendo el relato, y si la dejé así es por que me gustaba más de ese modo; una la h intercalada sofistica un poco todo, ¿No?, jejeje.
      Saludos.

      Elimina
  14. Hola, Pepe.
    Me alegra que te crearas el blog, :)
    La verdad que a veces uno tiene sueños de esos que son muy vividos y le cuesta despertar, se queda un poco como tu protagonista al revés y con una contradicción constante.
    Me ha gustado mucho, y dentro de toda esta incertidumbre me has provocado más de una sonrisa al visualizar la escena.
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Irene, gracias por pasar. Me alegra que te gustara, y que te sacara una risilla, mi intención era de hacer algo más cómico que serio.
      Un abrazo!

      Elimina
  15. Muy buenas, Pepe

    Un micro ameno, capaz de darle dinamismo a la historia con su manera de estar escrito, haciéndola avanzar con paso firme. Me gustó mucho esa desorientación del personaje, el cual no sabe si se encuentra en un sueño o no. Bien construido y planteado. ¡Enhorabuena!

    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola, Ulises, gracias por pasar. A veces vivir un sueño no es.lo esperado, ¿no? Ja, ja.
      Me alegro que te gustara y que la entendieras así, porque esa fue mi intención.
      Un saludo y nos leemos.

      Elimina
  16. Tiene tanta verosimilitud el diálogo que me he puesto en la piel de él. Sus argumentos están tan bien compactados en torno a ese episodio de no poderse despertar del todo o creer que sigue soñando, que te emociona.

    ¡Felicidades por el micro y por el blog que tan buena pinta tiene!

    ResponElimina
  17. María Pilar, me alegro mucho que te gustara y que te pudieras sumergir y empatizar con el pobre personaje. Y lo del blog, bueno, «poc a poc» je, je, je.
    Un abrazo!

    ResponElimina
  18. Hola Pepe
    Si es que vivimos al revés, ¡y más si eres zurdo!
    Original, bien llevado, divertido y con un final bien pensado. Los diálogos tan cortos le van de maravilla.

    Me ha gustado mucho, enhorabuena y saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues, sabes? Mi madre es zurda y cuando estaba en el cole le hiciron aprender a escribir con la derecha, el mundo al revés... Ja, ja, ja.
      Gracias por pasar! Un saludo.

      Elimina
  19. Hola Pepe,
    Creo que te lo han dicho todo. A mí me ha encantado. Y el final me ha dejado pensando en esa vida al revés que tienen los protagonistas. Claro que es difícil así saber qué es realidad y qué es sueño. Creo que Calderón al menos habría sonreído, de no reír francamente.
    Un saludo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Juana, gracias por pasar y por tus palabras, las cuales a mí sí que me han sacado una sonrisa.
      Un abrazo!

      Elimina
  20. Hola Pepe, por lo que puedo leer de los compis eres nuevo en este mundillo de los blogs de escritura, te doy la bienvenida .
    Tu diálogo es muy bueno, ese mundo onírico de los sueños donde confundimos la realidad con el sueño está muy bien reflejado tal es así que dudamos cual es la verdad de los hechos.
    Un saludo y seguimos escribiendo y leyéndonos.
    Puri

    ResponElimina
  21. Hola Dulcinea, pues me alegra mucho que te gustara. A veces es complicado expresar lo que se quiere decir, y lo que yo intenté era algo así; que se quedara la duda.
    Un abrazo y seguro que seguiremos leyéndonos.

    ResponElimina
  22. Hola Pepe, cumpliste al pie de la letra el no uso de vocativos como pedía la consigna y realmente arquitectaste un diálogo muy fluido, donde se comprende bien quién es quién y no se los necesita.
    Muy creativa la historia: salir de un sueño en el que todo está al revés y despertar a una realidad en la que él todavía percibe esa sensación. ¡Me gustó!
    Muchos saludos.

    ResponElimina
  23. Hola, Mirella, gracias por pasar. Me alegra que te gustara. Uno de mis mayores problemas es cuadrar el número de palabras, así que cuantaa menos haya mejor, o lo que es lo mismo: adiós vocativos, je,je.
    Un saludo.

    ResponElimina